¿Te has sentido perdido en la indecisión? ¿Te resistes a tomar una decisión porque no tienes garantía de hacer lo correcto o lo mejor?

Todos hemos estado ahí, unos más que otros.

La indecisión es el mal del emprendedor y pequeño empresario.

Lo seas o  no, la indecisión es de los hábitos más perjudiciales y para nada aplaudibles.

La indecisión es lo que te previene de alcanzar lo que quieres en tu negocio y en tu vida. Porque NUNCA va a ser el momento perfecto.

La indecisión nace de ti y al final eres tú quien se convierte en el obstáculo y principal motor de tu indecisión.

Aquí 2 tips para combatirla e intentar eliminar este hábito perjudicial:

#1. No te autodenominas como indeciso, como si de una virtud se tratara.

El primero paso es darte cuenta que estás en un patrón que es necesario que rompas. Tomar decisiones más rápido, hará que te muevas más rápido.

Hace un tiempo conocí a una persona que tenía tan clara la pintura de cómo quería que fuese su negocio pero nunca podía dar un paso delante por la indecisión y cuando lo hacía era una gran revolución porque se auto proclamaba como indecisa y cabeza dura nata.

A veces abrazar la indecisión como una forma de creer que somos más inteligentes, más conscientes, más precavidos. Es simplemente un disfraz que te mantiene donde estás, en vez de protegerte.

#2. Ponte una fecha límite para tomar una decisión.

Elige una fecha para tomar una decisión, verás cómo te sentirás aliviado porque ya no te acompañará la presión de decidir.

La decisión es una cuestión de información y de evaluación. Tiene que ver más con un proceso interno personal. Pregúntate ¿esto es lo que realmente quiero? es genuino, eso me ayudará a dar el siguiente paso, esto me ayudará en mi proceso, me traerá un retorno de inversión. La respuesta es sí, estarás un paso más cerca de tomar la mejor decisión para ti.

Usa el método que mejor te convenza, un listado pros and cons, pon las cosas en tu balanza mental y toma una decisión cuando el momento llegue.

Reemplaza el patrón de indecisión con otro más constructivo, crea un sistema. Paso 1. Fijar una fecha, Paso 2. Recabar la información necesaria, Paso 3. Hacer un listado de pros y contras, Paso 4. Tomar finalmente una decisión.

Sé que hay algunas decisiones que deben pensarse mucho más que otras, pero no esperes al momento perfecto para tener la decisión correcta, ni el momento perfecto para hacer las cosas.

El momento perfecto será cuando tú lo decidas. Porque para cada cambio debe existir un catalizador, sigue tu intuición que siempre será una buena amiga.

Lo único que puedo garantizarte es que los resultados que quieres están a la vuelta de la esquina, sólo si tienes el valor de tomar una decisión.

Evita estancamientos que ralentice tu progreso. Es simple: la indecisión genera indecisión y la tracción genera tracción.

Lo único que se interpone entre tú y lo quieres conseguir, eres tú.

Suena duro, lo sé, yo misma me repito esa frase, pero a la vez nos hace tomar responsabilidad.

Un abrazo

Firma KA