¿Te suena familiar lo siguiente? a menudo das descuentos para cerrar una venta, dudas si tus precios son altos y te comparan con la competencia.

Entonces te lamentas y crees que son situaciones irreversibles que no dependen de ti y que “así es la gente” ¡qué pesadilla!

Por favor, responsabilizate, evita bajar tus precios y dar descuentos desde el miedo.

Si, desde el miedo de no conseguir a ese cliente, desde la queja, tú eres responsable de tu negocio, como te muestras y de lo que haces o dejas de hacer para que vaya como tú quieres.

Trabaja tu seguridad y ve el valor de lo que vendes y evita sabotearte

Mejor que un descuento, estas alternativas más efectivas para conseguir a ese cliente y asume que en ocasiones todas las personas con las que hablas no son para ti.

Que si la competencia tiene el precio más barato, pues que se vayan con la competencia.

Pensarás que suena radical, probablemente necesitas esa venta para sacar el mes o tus gastos, pero déjame decirte que es mejor que empieces a trabajar este aspecto porque corres el riesgo de que se convierta en algo recurrente, un efecto bola de nieve que te llevará a replantearte si vale la pena continuar por agotamiento porque cada mes sucede lo mismo.

Lo que te lleva a caer en acciones desesperadas, aceptando trabajar con clientes que no son ni de cerca tus clientes ideales a los que les vendiste barato y además resultaron ser una pesadilla. ¿Dime si no te ha pasado?

Además tú no quieres clientes que sólo les importa el precio, sino que quieran trabajar contigo porque son conscientes del valor que ofreces.

Como clienta soy partidaría de respetar el trabajo y tiempo de los demás profesionales pero si no veo el valor de lo que ofrecen, ten por seguro que no estaré dispuesta a pagar por ello a pesar de que sea bueno en lo que hace. De forma similar sucede con tus clientes, por que no sabes venderles antes de la venta con un marketing efectivo.

Ahora es tu momento

Cuéntame cómo te sientes y lo más importante, ¿quieres mejorar tu situación?