¿Nadie te contacta con la intención de contratarte? ¿Tus ventas van bajas? y no entiendes por qué.

Ahora dime... ¿Realmente sabes lo que estás vendiendo y comunicándolo efectivamente?

Esto es importante, toma nota y deja de sabotear tus ventas

Tengo unas manchas en la espalda que quiero eliminar, estoy por acudir al dermatólogo, mi piel no se ve uniforme y no lucen nada bien al ponerme una blusa descubierta. Si bien, son un problema de salud, tienen más connotación estética que lo dañinas que pudieran llegar a ser. Así que ¿Qué estoy comprando?, belleza.

Cuando compramos vegetales cortados, comida hecha para llevar o invertimos en cosas que a los ojos de los demás no son necesarias o que nos hacen gastar dinero que podríamos estar ahorrando, no estamos comprando un producto en si, estamos comprando tiempo, beneficios, sentimientos, ideas, la experiencia que provocará al utilizarlo.

Es muy común que pequeños empresarios y emprendedores caígan en el error de transmitir únicamente características en toda su comunicación dentro de: web, redes sociales, material impreso, incluso cuando les preguntan a qué se dedican.

No te limites a dar características que en muchas ocasiones la gente no entiende y que te alejan de la venta

Hace poco leía una revista de publicidad local y en el anuncio de una nutrióloga aparecía, entre muchos otros términos, “prueba de antropometría” ¿qué me dijo? nada, no me quedó claro que conseguiré al acudir a ella, ni qué problema me resolverá.

Aunque ya había escuchado ese término, del cual no estaba segura de su significado, lo “googlee”, y me pregunté, ¿eso tendrán que hacer tus prospectos cada vez que se topen con tu presencia online y offline?

En vez de esto, comunica lo que les ayudarás a conseguir con tal prueba: conocer sus medidas, su composición corporal, saber más sobre su cuerpo para nutrirlo efectivamente y así sostener resultados, siendo este “exámen de antropometría”, una herramienta para conseguir sus objetivos.

La gente no paga o pagamos el nombre difícil de pronunciar de tus herramientas o el título de tu universidad.

Pagamos el resultado que nos ayudarás a conseguir

Pero si no comunicas este resultado, te estás perdiendo de capturar la atención de tu posible cliente y estarás matando poco a poco tus ventas.

No te preocupes nada está perdido, tu tarea es ahondar en tu comunicación y hacer los cambios necesarios para mejorarla, enfocándote en beneficios, resultados, en lugar de características.

Que te conozcan es el primer paso, que causes una buena impresión y que vendas porque siempre lo repito: la venta no sucede únicamente en la sesión de venta o cuando se hace la transacción.

La venta empieza desde que se enteran de tu existencia y una vez que lo hagan puedes aplicar estos consejos para generar confianza en tus clientes  y una vez que acudan a ti, es hora de conseguir cerrar más ventas 😉

Ahora cuéntame, ¿crees que estás fallando en la manera en la que comunicas lo que tu servicio o producto ayudará a conseguir?