¿Sabes de dónde te vienen clientes o prospectos? ¿Cuáles estrategias de marketing valen la pena para ti y cuales deberías parar de hacer?

Si no tienes idea de dónde vienen tus clientes potenciales, es imposible saber qué está funcionando en tu marketing y qué no, ya sea en tus estrategias online u offline.

Saberlo, te permite hacer un uso más inteligente de tu tiempo, esfuerzo y dinero.

Tu marketing no empieza y termina al implementar una acción, consta de fases que van desde la decisión de qué estrategia implementar, dependiendo de tu situación, qué tácticas utilizarás y qué resultados te reportaron esas estrategias. Si no estás cumpliendo con esta última parte, te recomiendo dos maneras de monitorear tus resultados de marketing y entender qué estrategias están funcionando mejor para ti.

1. Pregunta y anota la información en un sólo lugar

Cada vez que alguien solicite tus servicios o te contrate, debes preguntar dónde o cómo te encontraron y anótalo. Así de simple. A menos que resulte obvio, como alguien que se acerca a ti después de una plática o participación en un evento y tengas claro que esa acción te trajo a ese prospecto. En ese caso, sólo lo anotas.

Ya sea en una hoja de excel, en papel, o con ayuda de un software de gestión de clientes.

La respuesta a la pregunta podría ser: por recomendación, buscando por la web, en redes sociales, dieron con un artículo tuyo o te escucharon en la entrevista que te hicieron en algún medio.   

Si te encontraron por Google, puedes preguntarles qué palabras exactas usaron al teclear para encontrar una respuesta.

Así tendrás claro qué estrategia de marketing están siendo más productiva para ti. Entonces, enfócate en esa estrategia como principal y deja un porcentaje de tu tiempo para probar alguna otra.

Por ejemplo, si descubres que la mayoría de nuevos clientes vienen por recomendación, deberías establecer un programa de referidos, ofreciendo un incentivo a quienes te envíen un cliente. Así mismo déjales saber a tus clientes actuales o pasados, que serán premiados cuando cierres un nuevo contrato o consigas una venta, gracias a la persona que te mandaron.

2. Instala Google Analytics

Asegúrate de que tu página web tenga Google Analytics instalado, una herramienta gratuita que la monitorea y analiza el comportamiento de quienes la visitan.

Con Google Analytics sabrás de qué fuente te vienen las visitas, cuáles de tus artículos son más leídos, cuánto duran navegando en tu sitio, a qué páginas de tu web entran y que palabras usaron mientras  buscaban por respuestas a sus preguntas en la red y que los llevaron a dar contigo.

Si no tienes idea de cómo instalarlo, busca quien lo haga por ti y comienza a beneficiarte de esta información.

Con estas recomendaciones sabrás si tus estrategias de marketing funcionan o no.

Otra cuestión importante, es tener claro no sólo de dónde te vienen prospectos, sino analizar de dónde vinieron los prospectos que finalmente se convirtieron en clientes y que cerraste con mayor facilidad. Existen ciertas estrategias y tácticas que hacen la conversión de prospecto a cliente más sencilla.

Ahora dime, ¿estás preguntando?

Aún más importante, ¿inviertes o gastas tu dinero aplicando marketing de la fé sin medir qué funciona y qué no?

Si aún no pones en marcha esta práctica, es tiempo de hacerlo y convertirla en un hábito, también asegúrate de revisar la información, así puedes saber dónde centrar tu esfuerzo, tiempo y dinero.

Ten en mente que lo que se puede medir, se puede mejorar o desechar.