Practicar la innovación e innovar como consecuencia, es acerca de mejorar la manera en que operas, la manera en que sirves a tus clientes para obtener resultados que impacten en tus ingresos.

Cuando pensamos en innovar, creemos que necesitamos crear algo desde cero, nunca antes visto o el último invento que el mundo estaba esperando. Al menos yo lo creía así hace años, pensaba que debía ser una genia.

Sin embargo, la innovación está más al alcance de lo que piensas y puedes practicarla a partir desde lo que ya existe.

Innovar, es llevar a la práctica la creatividad, darle forma, implementarla y hacerla tangible. Es decir, que nuestra creatividad no se quede únicamente como idea en nuestra cabeza.

¿Te has dado cuenta que los inventos más significativos o los productos o servicios por los que estamos dispuestos a pagar más, son innovaciones de productos ya existentes o se crearon como respuesta a un problema común?

Hazte las preguntas correctas

La innovación para mi es: optimización, eficiencia, productividad. Un Cambio probado que genera resultados.

¿Cómo innovar?

Empieza preguntándote qué puedes mejorar en los procesos que ya llevas a cabo:

¿Cuál es la manera, los pasos o las preguntas al atender a tus clientes? (es increible como cambiar un: ¿En qué puedo ayudarle? donde la típica respuesta es: “sólo estoy mirando” o “únicamente quiero preguntar”, por un ¿qué lo trae por aquí?, puede impactar en tus ventas, porque das pie a que las personas se abran y entonces realmente tengas la oportunidad de conocer que problema quiere resolver y asistir efectivamente en su desición de compra.

¿Cuáles son los pasos para precalificar a las personas que quieren trabajar contigo?

¿En qué consiste el proceso de venta que sigues?

Cambia tu mentalidad y cambia las preguntas

En vez de preguntarte qué estás haciendo mal, con un ¿por qué no tengo clientes? dale la vuelta y piensa en ¿cómo puedo mejorarlo?, ¿que estoy dejando de hacer para conseguir clientes? o ¿cómo puedo mejorar mi servicio o crear uno que si venda?

La idea es, no caer en un lamento similar a cuando tenemos problemas personales y nos preguntamos ¡por qué a mí!, lo que debemos a hacer es cambiar la pregunta por un ¿Para qué me está pasando esto a mi?, eso nos ayuda a entender desde otra perspectiva por qué nos suceden las cosas, a analizar y comprender que lo ocurrido va más allá de una mala jugada de la vida y pasó o está pasando por algo, como una llamada de atención para que actuémos y lo cambiemos.

Cambiar las preguntas te ayuda a entender y a abrir tu mentalidad hacia lo que no te permites percibir o entender.

Esto va de hacer revisiones y poner en práctica. Prueba hacer pequeños cambios que te permitan innovar, revisa los procesos que sigues, especialmente en las áreas con problemas y durante un tiempo determinado, vigila y anota cómo se comportan quienes interactúan con tu innovación durante el tiempo en el que la pusiste en práctica, si da resultados positivos, repítela todo el tiempo, pasando a ser una regla.

Puedes innovar desde la debilidad de tus competidores, identificando oportunidades, ten en cuenta que la innovación sólo funcionará si tiene un significado real para tus clientes.

No se trata de vivir pensando en lo que uno “cree” podría funcionar, sino poner en práctica lo que está en tu cabeza, testear ese algo que crees funcionará y ver cómo se comporta.  Si da resultados, entonces hazlo así todo el tiempo.

Cuando innovas e impactas positivamente, aumentas el significado, el valor percibido.

La innovación nunca termina, es parte de tu empresa, debe ser una constante en tu desarrollo de negocio, así vayas comenzando o lleves tiempo con él, ya que como la vida, tu empresa no es estática y tiende a evolucionar, viendo la manera de adaptarse a lo que sucede afuera. Siendo la innovación, parte de tu estrategia de negocio, un componente clave en su desarrollo.

Ahora te toca a ti

Cuéntame ¿de qué manera has innovado en tu servicio, estrategia de marketing o en tus ventas?

Si conoces a alguien a quien le vendría bien leer este artículo, te agradecería se lo compartieras.