¿Te cuesta encontrar algo que te haga distinto a los demás en tu sector y que puedas destacar a tu favor? Hoy te propongo 6 maneras potentes para diferenciarte de tu competencia.

Antes que nada es importante entender que ser genérico puede llevar a la tumba a tu negocio, cuando no te diferencias y no eres conocido por algo en especial, tu precio será tu única arma y la peor de todas.

Y es que te aseguro que puedes diferenciarte aunque creas que no, todos podemos, sólo hay que mirar dentro y comunicar eso que te hace único.

Aclaro, a menos que tengas una empresa con todo un modelo de negocio tipo “low cost”, como es el caso de algunas aerolíneas, que están pensadas estratégicamente para funcionar así, olvídate de creer que te van a comprar porque das dos pesos más barato que el de a lado, por lo menos por mucho tiempo. Sólo un ejemplo para explicarme

Sobre todo cuando vendes tu conocimiento a manera de servicio, basarte en ser el más barato y ver que ni así te compran, es un disparador de frustración, porque las personas no quieren pagar tus precios, sabiendo tu misma el gran valor que ofreces.

Tú vales mucho más que eso y es tu responsabilidad demostralo y antes de tu precio deben estar las ganas que tengan las personas de trabajar contigo.

No quiero que caigas en el gran error que cometen la mayoría de quienes trabajan por su cuenta y pequeños empresarios, crean una gran oferta, un gran servicio, un gran producto y a la hora de la hora… como no saben comunicar su valor o no saben cómo destacar sus atributos o lo que los hace diferentes, terminan apostando por competir por precio.

Hoy quiero hablarte de 6 maneras para diferenciarte de tu competencia. No significa que debas escoger una, puedes ser un conjunto de varias.

Por método o sistema

¿Cómo entregas tu servicio? en sesiones sueltas (no te lo recomiendo) o has creado una serie de pasos o un método que lleva a resultados positivos a tus clientes con un proceso definido, como llevar a tu clienta de la mano para que adelgace 10 kilos en 3 meses.

Con esto no quiero decir que inventes que entregarás resultados en un lapso específico si no es verdad, pero si ya has comprobado que sucede así, siguiendo una serie de pasos de tu autoría, por qué no tomarlo como diferenciador.

Aquí interviene que tan osado seas y que tan seguro estás de lo que ofreces.

Lo relevante de la diferenciación por método, es que a las personas nos gustan los pasos, porque nos dan seguridad de saber qué hacer a continuación. Si, odiamos la incertidumbre.

Así que piensa y acciona ¿En cuántos pasos o sesiones tu cliente obtiene un resultado? o cómo modelo mi servicio donde entrego mi conocimiento a una serie de pasos.

Después ponle un nombre bonito y con el que se sientan identificados tus clientes.

Tu método no tiene que ser complicado, lo ideal es que cuente con entre 5 y 7 pasos, no más.

Diferenciarte por método o sistema, te ayuda además a paquetizar tus servicios y dejar de vender sesiones sueltas, teniendo más control sobre tus ingresos y tus proyecciones de venta.

Por hacerlo a tu manera

Qué tal si te dejas de miedo y lo haces como mi coach Aida Baida, quien decidió tener su negocio totalmente online, cuando en el momento que se lanzó, lo más común en la práctica del coaching eran las sesiones presenciales y sabes, lo consiguió con éxito. Sus clientes jamás se quejaron por recibir sus sesiones por skype.

En ocasiones caemos en el error de voltear a ver lo que hacen los demás y copiar la estructura de alguien, sin cuestionarnos, y aquí viene a mano con la diferenciación por método, tal vez tu tienes un método de más o menos sesiones pero como vez que los demás lo hacen en un tiempo o número determinado, pues lo aplicas así y no tiene nada que ver contigo.

Aquí tienes que pensar como te gusta llevar tu negocio a ti, ¿qué prefieres?, qué se te da mejor.

Esto debes decidirlo al principio de tu negocio, no mientras trabajas con un cliente, porque se sentirá decepcionado, nada de: la próxima sesión lo hacemos por skype cuando ya llevaban 2 presenciales y eso fue lo que le vendiste.

Detente a pensar si quieres hacer cambios y cuáles hacer.

Ten cuidado, porque podrías ponerte tu misma el pie. Retomando el ejemplo, a veces lo drástico puede tornarse contraproducente, asegurate de no restarle valor a lo que ofreces por un mero capricho.

Busca la manera. Un artesano no va a enseñar a hacer artesanías de barro por teléfono, ¿no? sino con la práctica, quiero decir que depende de tu servicio el poder aplicar el hacerlo a tu manera.

Así que ve la forma de entregar tu servicio sin restarle valor a la experiencia y al resultado que ayudarás a conseguir.

Por estilo o personalidad

Esto es algo que tomo mucho en cuenta cuando compro algún producto o servicio y tiene que ver con ser uno mismo y que lo impregnes en tu servicio, yo en lo personal me siento más atraída por personas con gusto afines a mi, ¿cómo lo puedes notar?, en como hablan, como escriben, como visten, como se representan.  

Si eres serio y muy formal, entonces te sentirás más cómodo con el abogado mayor y súper formal, si eres más relajado, te sentirás más cómodo con este otro.

Aunque invariablemente todos podemos echar mano de nosotros mismos y tener una voz que nos identifique.

Yo soy clara y directa, me cuesta mucho trabajo irme por las ramas y creo que se nota en mis textos.

Por especialidad

Esta es una de las reinas de la diferenciación, que favorece mucho y que te ayuda a ser reconocido como experto en un campo específico.

En lo personal estoy de acuerdo, aunque si te encasillas en un nicho con el que no te sientes para nada cómoda, sólo porque es la mejor manera de tener resultados, puede resultar contraproducente.

Tampoco lo hagas por moda, eres nutriologa y te especializas en jugos, cuando a ti ni te apasionan o ni talento tienes, sólo lo haces porque está de moda.

Es verdad que debe haber un mercado, pero apégate a lo que a ti te encante o apasione y comprueba si existe alguien buscándolo y dispuesto a pagar por ello, no te vayas por lo que está de moda porque te durará poco.

Entre más especializado estés mejor te va, el ejemplo más claro: los médicos.

¿A quién le suele ir mejor? al general o al cardiólogo, al segundo porque tiene conocimientos específicos de un órgano.

Supongamos que eres una terapeuta de niños, no te quedes así, escoge los campos o temas dentro de tu práctica que más te apasionan, de los que hablas más o con los que te sientas más identificada y especializate.

No es lo mismo ser terapeuta de niños, que terapeuta de niños de padres divorciados.

Si además de los niños con problemas tras el divorcio de sus padres, te encanta ayudar a niños con problemas de aprendizaje, pues entonces que sea tu segundo nicho.

La especialización tiene su fuerza en que atraerás a personas con un perfil específico y serás conocida por ello.

Mientras tus colegas seguirán siendo genéricos ayudando a medias sin lograr resultados concisos, porque hablan de todo un poco.

Por tu misión o tu historia

Qué es lo que hay detrás de tu producto o servicio, creaste esa línea maquillaje orgánico porque estás comprometida con la salud y con los animales. Para ti es importante que la belleza no tenga consecuencias negativas para las mujeres y que tampoco provoque daño a otro ser vivo.

Te dedicas al yoga, enseñas mindfulness y trabajar contigo resulta muy espiritual porque así lo decidiste después de pasar por varias episodios de enfermedad gracias al estrés, esta fue tu cura y ahora quieres compartirla y que más personas se beneficien de ello.

Contar tu historia donde viene impregnada tu misión o el porqué lo haces, generará conexión y tu cliente se sentirá identificado.

Por resultado

Esta es una de las armas más poderosas, pero la que requiere de mayor comprobación, ya sea con testimonios o experiencia, no quiero decir que no entregues resultados desde el día 1 que empieces tu negocio pero para considerar utilizarlo como tu máximo diferenciador tienes que tener repetición y entonces puedes combinar resultados con método.

Si tú lo haces en menos sesiones y logras el mismo resultado que quienes lo hacen en más, entonces hay tienes un gran diferenciador. También puede ser por la sencillez con la que consigues resultados en tus clientes.

Ahora cuéntame ¿Qué piensas de las 6 maneras de diferenciarte que te propongo?

Te recomiendo que tomes un momento del día o un día entero y pienses cómo diferenciarte, toma en cuenta que diferenciarte de tu competencia, es una decisión y estrategia fundamental de negocio, que contribuirá a que tengas un negocio rentable y memorable.

Con gusto te leo en los comentarios