¿A quién no le gustaría que por arte de magia aparecieran clientes tocando a la puerta sin tener que hacer una sola acción de marketing o tener una sesión de venta?

Malas noticias, eso no sucederá.

Ten en cuenta que antes de ser emprendedora, eres vendedora o vendedor.

Los clientes a tu negocio son como el aire a tus pulmones, si no los tienes no funciona.

El miedo a vender surge por inseguridad, miedo, prejuicios o una mezcla de las anteriores.

A muchos nos pasa o ha pasado, ya que nadie nos educa para hacerlo y además culturalmente existen ciertas creencias con el dinero que nos afectan.

¿Dime si no has pensado que para vender tienes que convertirte en manipuladora, engañoso o insistente?

De esto último me atrevo a culpar a quienes hacen venta fría y aplican el bombardear, apareciendo cuando no son requeridos, en el momento menos oportuno y tratando de convencer con frases hechas y poco auténticas, sin tener esta habilidad primordial.

Por lo tanto, para superar el miedo a vender, te aliento a que tomes en cuenta y practiques estos consejos:

#1. Trabaja tu mentalidad, fundamental para superar el miedo a vender

Antes que nada quiero que tengas claro que tú tienes algo que alguien más necesita y que le ayudará a resolver un problema o hacer realidad un deseo. ¿De acuerdo?

Se trata de un intercambio. Tú brindas un servicio y recibes dinero.

Cuando tú compras y pagas dinero, alguien más recibe ese dinero que le permitirá continuar con su negocio y pagar sus cuentas personales, así como en tu caso.

Piénsalo así:

A poco no estás feliz cuando el plomero arregló la fuga de agua de tu casa, le pagas con gusto porque ya te quitaste ese problema de encima o contrataste a un contador porque eso de hacer las cuentas tú, nada más no y además te permitió liberar tiempo.

Vender es algo normal y toda la vida vamos a estar en dos posiciones: como clientes y como vendedores. Aunque no tengas un negocio, ya te lo digo.

Ten en mente esta frase: Selling is not something you do TO someone, it’s something you do FOR someone. (Vender no es algo que haces a alguien, es algo que haces POR alguien) – Zig Ziglar

Es importante que vayas trabajando ese miedo que podría venir derivado de prejuicios, para que las cosas fluyan y puedas vivir de lo que te gusta, ayudar a los demás y ganar dinero.

#2. Tu servicio no es para todo aquel que vaya pasando

No intentes venderle a alguien que no te lo ha pedido.

Te has puesto a pensar si esas personas con las que hablaste y no te contrataron, ¿realmente podían beneficiarse de lo que ofreces porque reconocían que tenían una necesidad y estaban dispuestas a invertir porque lo veían como prioridad? o tú lo supusiste y te pareció buena idea irles con un pitch de venta súper armado…

El error está en creer que lo que tú ofreces es para todo el mundo y como ves que al intentar vender tu servicio obtienes respuesta negativa, te agobias, sientes mal y te desalientas.

Siendo que el error está en que no le estás tratando de vender a las personas correctas y además no precalificas, para que sólo hables con las personas que están realmente interesadas en tu servicio. Eso lo cambia todo y además te ahorra tiempo.

El miedo a vender puede surgir al creer que somos poco genuinos y que vamos a intentar convencer contra la corriente a alguien (para convencer de una manera auténtica de que tú eres la mejor opción necesitas hacer esto), porque como ya te ha pasado… te estresa tener que enfrentarte a eso de nuevo.

No se trata de convencer a todos, sino de ayudar a tomar la decisión a quien esté más propenso a contratarte.

Así que detente y define frente a quién vas a mostrarte, recuerda que esa persona debe tener una necesidad, reconocerla y estar dispuesta a invertir y además tiene que verte como la persona indicada para solucionar su problema. Si cumple esos requisitos, es como un antídoto para superar el miedo a vender porque sólo queda ofrecer tu solución, que sería perfecta y adiós a cualquier remordimiento o pánico.

#3. Desapegate del resultado

Aprende a lidiar con el hecho de que no todas las personas con las que hables terminarán contratándote, aunque ellas mismas hayan solicitado tu servicio.

Sobre todo si vendes un servicio de precio alto, más negativas recibirás y es normal.

Porque así como hay personas que no son para ti, a las que no deberías estar intentando vender, también están las que sí pero que no dan el paso por múltiples razones y que no tienen que ver contigo.

Intenta hacer lo mejor que puedas y si no funciona, no dediques tiempo a lamentarte, aprende y mejora si cometiste algún fallo, sigue adelante y dale cabida a otra persona interesada.

IMPORTANTE: Cuando digo rechazo, entiende que no es rechazo hacia ti como persona, sino a tu servicio.

Para superar el miedo a vender te recomiendo que pienses tal y como dice la coach Fabienne Fredrickson, el no” se lo están diciendo a ellos mismos, se están negando la posibilidad de resolver su situación, ellos mismos.

Me encanta, porque entiendes que la decisión es de ellos y que en ocasiones tú no puedes hacer nada al respecto.

O no era su momento o prefirieron invertir ese dinero para irse de vacaciones, porque aunque te contacten y te digan lo desesperados que están o muestren mucho interés, al final esa preocupación o deseo, está en el top 2 de sus prioridades y tú no quieres clientes poco implicados que no tienen resultados y que terminan convirtiéndose en clientes difíciles.

Pensar así ayuda bastante cuando recibimos una negativa, pero admitámoslo, para conseguir muchos , vamos a tener que acostumbrarnos a escuchar muchos no. Tenlo presente.

#4. ¿y si aprendes a vender?

Para superar el miedo a vender hay que hacer algo al respecto. Y no no voy a decir que que apliques una técnica rara y aleatoria.

Para saber cómo hacerlo tienes que seguir una serie de preguntas que te lleven a ahondar en la problemática de tu posible cliente, donde tú sólo juegas el papel de conductor o guía y donde se trata de él.

Ves cómo tú te quitas el peso de encima, sólo tienes que decir las palabras correctas en el momento correcto como te enseño en una de las clases, de mi curso.

Un detalle que no hay que pasar por alto, para vender necesitas atraer más y mejores clientes y para ello te ayudo con esta clase.

Ahora cuéntame, ¿te parecieron útiles los consejos? y si te gustaría aprender a superar el miedo a vender.